Perdóname, te perdono, gracias y adiós

Se supone que como un mantra deberíamos repetir estas cuatro palabras cuando queremos dejar ir a una persona de nuestra vida, pero no solo es cuestión de repetir una y otra vez, es entender que significa cada una de estas palabras y tomar la decisión. Hoy cierro un ciclo que he intentado cerrar una y otra vez y digo ADIÓS.

PERDÓNAME

Perdóname porque dejé que mis inseguridades reflejadas en ti fueran defectos tuyos y no míos, porque esperé llenar vacíos y miedos con los tuyos, porque creí que podía reparar algo que solo uno mismo y de una forma consciente puede lograr, por ser tan pretenciosa y creer que iba a lograr lo inlograble. Perdóname porque no vi los vacíos que tenía y los miedos que solo crecieron cada día a tu lado, perdóname por mi falta de carácter, por los momentos en los que no supe reaccionar, por aquellos en los que esperé más de lo que podías dar y por exigirte ser alguien que no eras, por idealizar lo que podíamos ser juntos sin ver lo que la realidad de nuestra relación me mostraba.

TE PERDONO

Te perdono por tu egoísmo, por las veces que me dejaste sola aún estando a mi lado, te perdono la falta de lealtad y el irrespeto como mujer, como novia, como amiga. Te perdono por los días que llegué llorando sola a casa, te perdono por no dejarme ir aún sabiendo que no podías amar de la manera que yo lo merecía. Te perdono por la baja autoestima, por las inseguridades y por las noches sin dormir. Te perdono por la falta de palabras, la confusión y manipulación que lograbas en mí. Te perdono por engañarme y por no darme el lugar que merecía, Te perdono por no apreciar el amor sincero que te di, por tirar a la basura todos los esfuerzos que hice por hacerte feliz.

GRACIAS

Gracias, porque me demostré que puedo amar y a pesar de las dificultades puedo entregar un amor incondicional y puro, puedo respetar, admirar y querer lo mejor para la persona que esté a mi lado, ¡gracias! porque en el proceso de levantarme entendí que era más valiosa de lo que pensaba, entendí que tenía patrones y miedos que veía reflejados en ti, pero que el cambio está en mí y en mi conducta, entendí que mi lugar seguro siempre había sido ese que es inestable y doloroso y estoy enfocando todas mis fuerzas en cambiarlo. Gracias porque me hice consciente de que todo lo que necesito y quiero para mi vida debo lograrlo yo misma, gracias por la fuerza que nació dentro de mí cuando decidí irme a pesar de que doliera como nunca antes había dolido el corazón. Gracias por tu tiempo y por los sentimientos que hayan crecido en ti, gracias por los cafés y las sonrisas.

ADIÓS

Adiós, estoy lista para cerrar este capítulo, para dejar de esperar que cambies y que vuelvas. Porque no eres la persona que quiero para compartir mi vida, porque voy a empezar un nuevo camino y comprendo y asumo la responsabilidad de dejarte atrás y que no estés en él. Dejaré de pensar en ti y prometo dejar de invertir mi energía en pensamientos que tengan que ver contigo cerrando así cualquier vínculo energético que quede entre nosotros, deseo que seas feliz y entiendo que esa felicidad no depende de mí y no tiene nada que ver conmigo. Repito este mantra con el corazón: nada de mí en ti, nada de ti en mí, gracias y adiós.

– Mercurio –

Anuncios

2 comentarios sobre “Perdóname, te perdono, gracias y adiós

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: