Rompiendo parámetros

Vivimos en una sociedad que nos ha impuesto parámetros de cómo debemos ser, cómo debemos vestir, actuar, hablar y hasta pensar. La realidad es que todos tenemos personalidades distintas, somos lo que somos y actuamos de acuerdo con lo que nuestra esencia y nuestra historia han hecho de nosotros. No estoy hablando de que no queramos mejorar todos los días y romper los patrones que nos atan a conductas o situaciones con las cuales no nos vamos sintiendo cómodos. Estoy hablando de eso que nos hacen creer y terminamos creyendo que debemos cambiar para acomodarnos a lo que es “ideal” para los demás.

Bueno creo que es momento de hacer un alto y pensar un poco en la situación, nadie nos conoce mejor que nosotros mismos, somos los únicos que sabemos lo que realmente debemos ajustar para ser felices, lo que nos mueve a trabajar en ese proceso que nos permite ser mejores seres humanos y como recompensa encontrar esa paz y tranquilidad que se sienten dentro de nuestra cabeza y nuestro corazón, solo esa transformación es la que nos trae bienestar. Intentar llegar a un ideal que nada tiene que ver con nosotros solo nos puede traer una cosa: Frustración.

Lo que sucede con la frustración es que solo es el primer paso de una seguidilla de emociones que terminan destruyendo nuestra autoestima y la percepción del valor que tenemos de nosotros mismos. Cuando nos dicen qué debemos ser o parecer, empezamos a olvidar cosas de nosotros mismos que podrían ser aún más valiosas que lo que se nos está imponiendo, olvidamos que es eso maravilloso que en realidad nos hace únicos, empezamos a compararnos con otros y eso sí que genera frustración, empezamos a querer lo que el otro si tiene o lo que el otro si hace, solo de esta forma creemos que podemos tener la validación de las personas que están a nuestro alrededor.

Me propongo y les propongo mandar a la basura lo que otros quieran imponernos, lo que la sociedad haya parametrizado como ideales que no tienen nada más que fundamentos superficiales y finalmente lo que el otro piense de nosotros. Seamos nosotros mismos los críticos de lo que nos de paz y tranquilidad, dejemos de pensar qué hace el otro, propongo que nos sintamos orgullosos de lo que somos, sí, quizás otros tengan cosas que los haga brillar o eso creemos sin ver que el brillo que nosotros mismos estamos reflejando es aún más grande, propongo caminar fuerte con la cabeza en alto, agradeciendo lo que somos y lo que no somos también, propongo levantarnos todas las mañanas sin complejos ni frustraciones, más bien con una sonrisa que refleja que somos exactamente lo que vinimos a ser, si pueden dense un abrazo a ustedes mismos y sean felices con lo que son, lo demás vale v***a 🙂

– Mercurio –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: